logo
Servicios médicos en cuba
Registrarse

¿Ya tienes cuenta en el Sitio? Inicia sesión aquí

Solicitud

de Atención Médica


¿Ya tienes cuenta en el Sitio?
Datos Generales



Buscador

de Programas Médicos


Solicitud

de Atención Médica

Llenar solicitud
Solicitud de atención médica especializada

Tratamiento de Glaucoma. Iridotomía de un Ojo


El glaucoma, segunda causa más común de ceguera en el mundo, es una enfermedad que se caracteriza por un incremento de la presión intraocular, con pérdida progresiva del campo y la agudeza visual con daño a nivel del nervio óptico, que es la estructura que "conecta" al ojo con la corteza cerebral haciendo consciente el acto de la visión.


Existen diferentes tipos de glaucoma, lo que significa que también existan diferentes formas de manifestación y evolución:


- El glaucoma primario de ángulo abierto
- El glaucoma agudo o de ángulo cerrado
- El glaucoma secundario
- El glaucoma congénito


Generalmente el diagnóstico es posible a partir de exámenes e investigaciones como: refracción, fondo de ojo, observación en lámpara de hendidura, gonioscopía, tonometría y perimetría entre otros.


El tratamiento de Iridotomía es un procedimiento realizado con láser que se realiza en ojos con ángulo estrecho (ángulo ocluible) para evitar un episodio de glaucoma agudo (subida brusca de presión intraocular por bloqueo pupilar). Durante la cirugía se realiza un pequeño orificio en la periferia del iris que permita comunicar la zona posterior al iris con la zona anterior (cámara posterior con cámara anterior), y así equilibrar las presiones entre ellas. El ojo contiene en su interior un líquido claro que le ayuda a dar forma, a la vez que ayuda en su aporte nutricional; este líquido se denomina humor acuoso. El humor acuoso es producido en el cuerpo ciliar y fluye desde la cámara posterior a través de la pupila hacía la cámara anterior, allí el humor acuoso sale del ojo a través de la malla trabecular ubicada en el ángulo de la cámara anterior del ojo. Finalmente este líquido será drenado a través de las venas.


En el caso del glaucoma de ángulo cerrado y en los pacientes en riesgo de desarrollar un glaucoma de ángulo cerrado, el iris se desplaza hacía adelante obstruyendo el ángulo de drenaje y la malla trabecular, con lo cual impiden el flujo normal de humor acuoso, el cual se acumula en el interior del ojo y produce un aumento de la presión intraocular. Con la Iridotomia se busca crear un alivio a esta obstrucción, mediante la creación de una apertura en el iris para permitir el libre fluido del humor acuoso.


La iridotomia es un procedimiento extremadamente seguro para la realización del cual Cuba cuenta con cirujanos oftalmólogos altamente calificados, con experiencia y reconocidos internacionalmente, así como también se cuenta con tecnología avanzada para lograr resultados altamente satisfactorios.
El glaucoma es una enfermedad hereditaria, por lo que es sumamente importante realizar exámenes diagnósticos que permitan la deteccción oportuna de esta enfermedad en su familia. 

Servicios

• Consultas con especialistas en:

- Oftalmología
- Medicina Interna
- Reconsulta en Oftalmología

 

• Investigaciones

 

Investigaciones Oftalmológicas

- Refracción
- Tonometría de Goldman (2)
- Biomicroscopía de segmento anterior
- Oftalmoscopía directa
- Gonioscopía (2)
- Campimetría estática computarizada en octopus 101
- Paquimetría


Investigaciones Básicas

- Hemograma Completo
- Coagulograma mínimo

 

• Tratamiento Laser de Iridotomía


• Informe médico, Conclusiones y Recomendaciones.

 

Este programa puede realizarse de manera ambulatoria, pero si el paciente desea hospitalización en la institución se adicionan los siguientes servicios:


- Hospitalización: 60,00 cuc por noche.
- Evaluación inicial y confección de historia clínica 40,00 cuc al ingreso.
- Atención del médico de asistencia a paciente hospitalizado 20,00 cuc por día.
- Acompañante: 40,00 cuc por noche, incluye alimentación. 

Precio

875,00 cuc
Los precios son aproximados en pesos cubanos convertibles (CUC) y pueden variar dependiendo de la historia clínica del paciente. Disponible sistema de cobro en varias divisas.

Centros de Salud donde puede desarrollarse el programa

Turismo y Salud


Cirugía Láser

Dependiendo en el tipo de procedimiento, la cirugía láser se puede utilizar para el glaucoma de ángulo abierto, de ángulo cerrado y el neovascular.

 

Un láser es dirigido a la malla trabecular, el iris, cuerpo ciliar o la retina y es usada de diversas maneras para reducir la presión del ojo. La cirugía láser se realiza de forma ambulatoria en la consulta del oftalmólogo después de que el ojo ha sido anestesiado.

 

Existen varios tipos de cirugías láser:


• Trabeculoplastia, la que se utiliza a menudo para tratar el glaucoma de ángulo abierto.
- En la trabeculoplastia con láser de argón (ALT), un láser de alta energía se apunta a la malla trabecular para abrir áreas en estos canales obstruidos. Estas aberturas permiten al líquido circunvalar los canales de drenaje y salir fuera del ojo.
- En la trabeculoplastia de láser selectivo (SLT)un láser de baja energía trata células específicas en la malla trabecular. Debido a que sólo afecta a determinadas células sin causar daños a tejidos colaterales, SLT puede ser repetida.

 

• La iridotomía de láser se utiliza con frecuencia para tratar el glaucoma de ángulo cerrado, en la que el ángulo entre el iris y la córnea es demasiado pequeño y bloquea el flujo de líquido del ojo. En la iridotomía, el láser crea un pequeño orificio en el iris para permitir el drenaje de líquido.

 

• La ciclofotocoagulación de láser diodo, es usada generalmente para tratar glaucomas más agresivos o avanzados que no han respondido a otras terapias. Un láser se dirige al cuerpo ciliar productor de líquido del ojo. Esto ayuda a disminuir la producción de líquido y a reducir la presión del ojo. Múltiples tratamientos son a menudo necesarios.

 

• Fotocoagulación panretinal esparcida, es un procedimiento con láser que destruye los vasos sanguíneos anormales en la retina los cuales están asociados con glaucoma neovascular.

 

Los efectos secundarios más comunes: Irritación de los ojos y visión borrosa temporal; riesgo pequeño de cataratas. 

Qué es el glaucoma?

Glaucoma se refiere a un conjunto de trastornos que llevan a que se presente daño en el nervio óptico, este nervio es el que lleva la información visual desde el ojo al cerebro, por lo que su daño ocasiona pérdida de la visión, pudiendo llegar a la ceguera. En la mayoría de los portadores de glaucoma, hay un aumento de la presión intraocular.

Cómo prevenir el glaucoma?

No es posible prevenir el glaucoma de ángulo abierto, pero sí se puede prevenir la pérdida de la visión causada por este tipo de glaucoma. El diagnóstico oportuno y el manejo cuidadoso de esta condición, si se ha diagnosticado, son las claves para prevenir la pérdida de la visión.

 

La mayoría de las personas con glaucoma de ángulo abierto son asintomáticas. Todas las personas mayores de 40 años deben hacerse un examen ocular al menos cada 5 años, y con mayor frecuencia si están en un grupo de alto riesgo. Aquellos en grupos de alto riesgo abarcan personas con antecedentes familiares de glaucoma de ángulo abierto y personas de raza negra.

 

Las personas en alto riesgo de glaucoma agudo pueden optar por someterse a una iridotomía láser antes de tener un ataque y los pacientes que han tenido un episodio agudo en el pasado pueden someterse a este procedimiento para prevenir recurrencias. 

Incidencia, mecanismos de producción y factores de riesgo

El glaucoma es la segunda causa más común de ceguera y existen cuatro tipos principales:

 

• Glaucoma de ángulo abierto que cursa de forma crónica.
• Glaucoma de ángulo cerrado que cursa de forma aguda, aunque algunos casos pasan a la cronicidad, sin haber cursado una forma aguda.
• Glaucoma congénito, presente ya al nacer o durante las primeras etapas de la vida.
• Glaucoma secundario, como consecuencia de otro padecimiento ocular o sistémico previo.

 

Los cuatro tipos se caracterizan por presión elevada en el globo ocular, por lo que todos pueden causar daño progresivo al nervio óptico.

 

El glaucoma de ángulo abierto (crónico) es el tipo más común de glaucoma.


La parte anterior del ojo está llena con un líquido claro llamado humor acuoso, el cual es producido constantemente en la parte posterior del ojo. Este líquido sale del ojo a través de canales ubicados en la cámara anterior de éste y finalmente va a la circulación sanguínea. Los canales que drenan el humor acuoso están en un área llamada el ángulo de la cámara anterior o simplemente el ángulo.

En el glaucoma de ángulo abierto, los canales en el ángulo, gradualmente se estrechan con el tiempo, dificultando el drenaje del líquido apropiadamente. La acumulación de líquido ocasiona aumento de la presión en el ojo, lo cual empuja la unión del nervio óptico y la retina en la parte posterior del ojo, reduciendo el suministro de sangre al nervio óptico.

 

A medida que el nervio óptico se deteriora debido a la disminución del suministro de sangre, se desarrollan puntos ciegos en el campo de visión. Lo primero en afectarse es la visión periférica. Esto generalmente no se nota hasta que se pierde alguna visión. Si esta enfermedad no se diagnostica y se trata a tiempo, se puede perder mucha parte de la visión antes de que la persona esté consciente del problema.

 

El glaucoma de ángulo abierto tiende a darse en familias y el riesgo es mayor si se tiene un padre o abuelo con esta condición. Las personas de raza negra tienen un riesgo mayor de padecer esta enfermedad.

 

El glaucoma de ángulo cerrado (agudo) es causado por un cambio en la posición del iris del ojo que súbitamente bloquea la salida del humor acuoso. Esto causa una elevación rápida, severa y dolorosa en la presión dentro del ojo (presión intraocular). La mayoría de las personas con glaucoma de ángulo cerrado presentarán enrojecimiento e inflamación en el ojo infectado. Se pueden presentar náuseas y vómitos. El glaucoma de ángulo cerrado es una situación de emergencia y difiere mucho del glaucoma de ángulo abierto, el cual daña la visión sin dolor y de manera lenta. Si la persona ha tenido glaucoma agudo en un ojo, casi con certeza está en riesgo de un ataque en el otro ojo, y es probable que el médico recomiende un tratamiento preventivo. Los medicamentos para dilatar los ojos y algunos de uso sistémico pueden desencadenar un ataque de glaucoma agudo si la persona está en riesgo.

 

El glaucoma secundario es causado por otras enfermedades, incluyendo las enfermedades oculares como uveítis, traumatismos, etc, y enfermedades sistémicas, al igual que por el uso de algunos medicamentos como los corticosteroides.


El glaucoma congénito, presente al momento de nacer, o en etapas iniciales de la vida, es el resultado del desarrollo anormal de los canales de flujo de líquido del ojo y requiere corrección quirúrgica. El glaucoma congénito en ocasiones es hereditario. 

Síntomas, signos y exámenes

Síntomas


De ángulo abierto:
La mayoría de las personas son asintomáticas Pérdida gradual de la visión periférica.

 

Agudo:
Dolor ocular intenso, dolor facial, visión borrosa o disminuida, enrojecimiento del ojo, inflamación del ojo, pupila no reactiva a la luz, náuseas y vómitos.

 

Congénito:
Lagrimeo, sensibilidad a la luz, enrojecimiento del ojo, opacidad en la parte frontal del ojo, agrandamiento de uno o ambos ojos.

 

Signos y exámenes


Un examen del ojo se puede utilizar para diagnosticar glaucoma. Generalmente se hace un examen completo de los ojos.

 

Los exámenes pueden abarcar:
• Agudeza visual.
• Medición de la presión intraocular por medio de una tonometría.
• Examen con la lámpara de hendidura.
• Examen del fondo de ojo.
• Examen de los reflejos pupilares.
• Gonioscopía que consiste en el uso de unos lentes especiales para observar los canales de flujo a nivel del ángulo.
• Refracción
• Exploración del campo visual.
• Pruebas electrofisiológicas: electrorretinograma y potenciales evocados visuales, que traducen el estado funcional de la retina y el nervio óptico.
• Imágenes del nervio óptico.

 

Situaciones que requieren asistencia médica

Se debe buscar asistencia médica si se presenta dolor ocular severo o pérdida súbita de la visión, especialmente si se trata de la visión periférica. Igualmente, se debe acudir al médico si la persona tiene factores de riesgo para el desarrollo de glaucoma y no se ha realizado un examen para esta condición. 

Tratamiento. Expectativas (pronóstico)

Tratamiento


El objetivo del tratamiento es reducir la presión intraocular, lo cual se logra utilizando medicamentos o cirugía, dependiendo del tipo de glaucoma.

 

Tratamiento de glaucoma de ángulo abierto:

La mayoría de las personas con glaucoma se pueden tratar exitosamente con gotas para los ojos. La mayoría de las gotas que se utilizan hoy en día tienen pocos efectos secundarios. El médico evaluará la historia clínica y determinará las gotas más apropiadas para cada persona. Es posible que una persona necesite más de un tipo de gotas. Algunos pacientes también son tratados con pastillas para disminuir la presión en el ojo. Se están desarrollando gotas y pastillas más nuevas que protegen directamente el nervio óptico de daño por glaucoma.

 

Algunos pacientes necesitarán formas adicionales de tratamiento, como tratamiento con láser, para ayudar a abrir los canales de flujo de líquido. Este procedimiento generalmente es indoloro.

 

Otras personas pueden requerir la cirugía tradicional para abrir un nuevo canal de flujo.

 

Tratamiento de glaucoma de ángulo cerrado:
Este tipo de glaucoma es una emergencia médica y se puede presentar ceguera en unos cuantos días si no recibe tratamiento en un corto tiempo. Se utilizan gotas, pastillas y medicamentos intravenosos para bajar la presión. Es probable que el paciente también necesite una operación de emergencia, llamada iridotomía, un procedimiento que utiliza láser para abrir un nuevo canal en el iris. Este nuevo canal alivia la presión y previene otro ataque.

 

Tratamiento del Glaucoma congénito:
Esta forma de glaucoma casi siempre se trata con cirugía para abrir los canales de flujo a nivel del ángulo y se lleva a cabo bajo anestesia general.

 

Expectativas (pronóstico)


Glaucoma de ángulo abierto:

Es importante entender que el glaucoma de ángulo abierto se puede manejar y que la visión casi siempre se va a preservar, pero la condición no se puede curar. Es importante un seguimiento de control cuidadoso con el médico. Con buen cuidado, la mayoría de los pacientes con este tipo de glaucoma no perderán la visión.


Glaucoma de ángulo cerrado:

El tratamiento y diagnóstico rápidos de un ataque es el elemento clave para preservar la visión. Se recomienda buscar atención de emergencia si se presentan los síntomas de un ataque de este tipo de glaucoma.

 

Glaucoma congénito:
Es importante el diagnóstico y tratamiento oportuno. Muchos pacientes no tendrán problemas futuros si la cirugía se lleva a cabo lo suficientemente temprano. 

Programas Relacionados



Todos los derechos reservados
SaludCaribe 2019